Mi nombre es Manuel Ortuño Arregui (1977) y soy profesor e investigador.

Licenciado en Historia (1999), licenciado en Humanidades (2002)  y doctor en Filología Latina (2017) por la Universidad de Alicante.

​Me dedico principalmente a la docencia en la etapa educativa de Secundaria en el área de las Letras y Humanidades en el Colegio Diocesano “Oratorio Festivo” de Novelda  (Alicante).  También imparto cursos relacionados con la Filología Clásica en el CEPOAT (Centro de Estudios del Próximo Oriente y Antigüedad Tardía) de la Universidad de Murcia.

Soy investigador colaborador en el Proyecto de investigación:Corpus Documentale Latinum Valencie de la Universidad de Alicante incorporado a IVITRA (Instituto Virtual Internacional de Traducción).

Por último, soy editor y director de la Revista de Educación: El Viaje de Eneas  ISSN 2341-1007 y colaboro de manera habitual en ArtyHum. Revista Digital de Artes y Humanidades ISSN 2341-4898.

En esta web se encuentra información sobre mi perfil académico y noticias sobre mi investigación, además de otros materiales varios. 

INVESTIGACIÓN ACTUAL. 

Estudio de los usos lingüísticos en lengua latina y romance de los sermones de S. Vicent Ferrer en la Europa Mediterránea medieval (siglos XIII- XIV) con motivo del VI centenario de la muerte de San Vicente Ferrer, que tiene lugar del 5 de abril de 2018 al 5 de abril de 2019, fecha del aniversario. 

Predicó en Castilla y Aragón, norte de Italia y norte de Francia, sitios en donde no se hablaba la lengua propia del santo y, sin embargo, hubo testigos que afirmaron que todos entendían al predicador, pese a que les hablaba en valenciano. Según los dominicos Adolfo Robles y Alfonso Cebrián, «San Vicente hizo su formación clerical en latín, sus años de estudio en Barcelona, Lérida y Toulouse» y «parecería ser que el Maestro Vicente Ferrer dominaba con más o menos facilidad las lenguas románicas de los países donde predicó (es decir: el valenciano, el catalán, el castellano, el aragonés, el occitano, el francés y el italiano), y que se adaptó lingüísticamente a sus auditorios».

Viajaba montado sobre un asno y era seguido por multitudes. Antecedente de los cantantes modernos y sus “fans”, al término de cada actuación, las gentes caminaban en procesión tras él un trecho del camino y se le acercaban para tocarle e, incluso, para arrancarle un trozo de su ropa, con lo que tenía que ser protegido por lo que hoy llamaríamos un equipo de guardaespaldas.

 

 

 

BIOGRAFÍA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *